Lunes, Mayo 16, 2016 / Noticias

Un empate que tuvo buen gusto

Quilmes venía sin entrenar por falta de pago de sueldos, y Central puso a los suplentes porque se la juega el jueves, en Libertadores. La visita se puso en ventaja en el primer tiempo y cuando parecía definido, Cetto hizo el gol.

Ensayo y error es la propuesta del equipo alternativo de Central, el que defiende los puntos en el Torneo Transición. El experimento le sirvió a Coudet para reafirmar que las inferiores suben en buen nivel, como para entusiasmarse con el futuro. Quilmes se puso en ventaja con gol de Andrada y sobre el cierre, cuando parecía derrota, Cetto marcó el empate. La semana que viene cerrará el certamen ante Belgrano de Córdoba.

A diferencia de la fecha anterior, la derrota ante Arsenal fuera de casa, el Central muletto se paraba desde otro lugar ayer ante Quilmes. La visita llegaba al Gigante hundido en una dura crisis, sin entrenar en toda la semana por falta de pago de sueldos. A priori, es una ventaja considerable. Y el canaya convirtió ese presagio en realidad, porque durante gran parte de la primera etapa dominó al cervecero. Monopolizó la tenencia, pero careció de profundidad.

Solo a través de un remate de Aguirre logró inquietar a Dulcich. El zurdo fue el único que, tibiamente, cambió el ritmo del equipo. El resto aportó poco y nada. Cuando salió de la cueva, recién los últimos cinco minutos, Quilmes comprendió que podía dañar más de lo que suponía. Imperiale casi convierte desde lejos y segundos después Andrada aprovechó una siesta de los centrales para definir entre las piernas de García.

La tónica se extendió por largo rato en el segundo tiempo. Quilmes, agazapado de contra, dilapidó un par de buenas chances y dejó todavía con vida al alternativo auriazul. Central se repetía en la fórmula, tocaba seguro y prolijo, pero monótono y sin punch. Pero el partido cambio en el cuarto final, especialmente con el ingreso de los delanteros juveniles Lovera y Rodríguez, que se pararon casi de wines y la agrandaron la cancha a los defensores visitantes.

A Lovera se lo sacó Imperiale con la espalda en la línea a los 34 minutos y a falta de cinco Cetto cabeceó solo tras un centro de derecha de Aguirre y marcó su primer gol con la camiseta canaya. Rodríguez casi le dio el triunfo al equipo de Coudet sobre la hora. Se acordaron tarde los suplentes, la levantada se quedó a mitad de camino, aunque el resultado del partido, en definitiva, fue anecdótico. Está más que claro que solo importa el juego del jueves.

Dejanos tu opinión...

Videos, Slideshows and Podcasts by Cincopa Wordpress Plugin