Lunes, Mayo 16, 2016 / Noticias

Peor es nada

Con la cabeza en la Libertadores, Central cortó la racha de derrotas en el torneo local. Otra vez con suplentes, el Canalla rescató un empate sobre el final ante un Quilmes que no había entrenado en toda la semana.

Está claro que el conjunto auriazul solo juega por cumplir, para completar el calendario local mientras deposita todas sus energías en el partido de vueltas de la Copa Libertadores. Sin embargo, así sea por orgullo o amor propio, los del Chacho necesitaban cortar la racha negativa más allá de jugar con un equipo plagado de suplentes.

Bastó ver la comparación entre la posesión de cada uno durante la primera mitad y las situaciones que tuvieron como para explicar el desarrollo de los 45 minutos iniciales. Central la tuvo todo el tiempo, pero generó la misma cantidad de llegadas que su rival, quien incluso tuvo las más claras.

El Canalla tuvo el predominio absoluto del balón, sin embargo careció de profundidad y solo tuvo dos chances, una que le sacaron a Jonás Aguirre al corner, y un cabezazo de Protti que quedó en las manos del arquero. Quilmes, con un equipo que no entrenó en toda la semana, no había inquietado ni una sola vez al Mellí García en 40 minutos.

Sin embargo, luego de que avisara Imperiale rematando al lado del palo, la primera vez que el Cervecero pateó al arco terminó en gol. García sacó hacia la mitad, el propio Imperiale ganó en el anticipo, los dos centrales quedaron a contra pierna y Andrada se metió al área y no perdonó al definir entre las piernas del arquero.

En el complemento la tenencia dejó de ser monopolizada, y con un Central más jugado el encuentro se hizo de ida y vuelta. Coudet metió tres delanteros (todos pibes) y dejó espacio en el medio y en el fondo, el cual Quilmes aprovechó para la generación pero no para la definición, ya que Mansilla y Andrada tuvieron dos chances clarísimas para liquidar el partido pero le terminaron errando al arco.

Esto dejó con vida al Canalla hasta el último minuto, quien debió esperar hasta el minuto 35 para tener una clara. Jonás Aguirre encabezó la contra, asistió al debutante Rodríguez que tiró el centro atrás para que Lovera llegue con el arco a su merced, pero la pelota terminó dando en la espalda de Imperiale cuando se tiró a barrer en la línea para evitar el gol.

El partido se moría y todo se encaminaba a que el resultado sea el mismo que en los dos últimos encuentros, pero a cinco del final Jonas – de lo más interesante en el local – se animó a meter el centro de derecha para que aparezca el Colo Cetto en absoluta soledad para estampar el empate.

Con un Quilmes extenuado, los de Coudet fueron en busca de la victoria hasta el último minuto, y lo tuvieron con un remate de Rodríguez que pasó cerca del palo, sin embargo la visita aguantó hasta el final y el encuentro entre dos equipos atípicos terminó igualado. Un empate para cumplir, y para sacarse de encima los partidos que interesan poco, para pensar en lo verdaderamente importante

Dejanos tu opinión...

Videos, Slideshows and Podcasts by Cincopa Wordpress Plugin