Lunes, Mayo 21, 2012 / Destacada

Con alma de Guerreros

Con alma de Guerreros

“Voy a abandonarlo todo, para seguir a Central/ te confieso que esta noche lo vamos a festejar/ porque nos fuimos a la B, porque volvimos a la A/ y vamos, vamos Academia vamos a ganar”. La letra de esta canción resonaba en todo el Gigante tras la victoria, no se escuchaba otra cosa, no había otra cosa, sólo felicidad en los rostros de 40.000 hinchas que de a poco saborean el retorno a Primera pero que intentan mantener la calma.

Porque aunque queda poco el camino es largo y la diferencia que separa a Central, único líder del torneo es poca. Tan sólo dos puntos arriba de River e Instituto y al Millonario lo recibirá la fecha que viene en Rosario. Un partido complicado, más después del empate del conjunto de Almeyda que le impidió alcanzar la punta.

El canalla nuevamente no jugó del todo bien. Jugar en casa le ejerce una presión que parece que le cuesta dominar. Quiere empezar ganando rápido y se lo ve acelerado, a mil revoluciones por minuto, impreciso en los pasos finales. Pero este Central tiene algo que no tenía el campeonato pasado, EQUIPO. Un plantel que va siempre para el mismo lado, que no baja los brazos, que empuja para adelante y que de tanto ir, encuentra y gana y ayer no fue la excepción.

Más allá de que fue superior a su rival los noventa minutos, no sólo en calidad sino en cantidad (Atlético Tucumán sufrió la expulsión de Fondacaro a los 16 del primer tiempo), Central no podía plasmar esa superioridad en el resultado. El canalla suele caer en pozos que alteran a su gente pero luego se recupera y termina volcando el marcador a su favor. Así es desde hace siete fechas y parece que así será hasta el final.

Párrafo aparte para la figura dela cancha. Vismara fue fundamental en el mediocampo. Sacó y recuperó todas las pelotas que intentaron pasar por donde se encontraba. Abasteció bien a los delanteros y leyó bien el juego. Después de la lesión de ligamentos que lo marginó de las canchas por más de ocho meses, el volante no había sido tenido en cuenta por el DT hasta que las circunstancias lo obligaron a meterlo entre los titulares y el ex Chacarita respondió a la altura de las circunstancias. Suplantó muy bien a Alderete y hoy se perfila como uno de los once indiscutido. Enorme el Flaco que fue el estandarte del canalla.

Central ganó y no sólo que alcanzó su séptima victoria consecutiva sino que sigue siendo una muralla en casa. Invicto en lo que va del campeonato, demostró que no es fácil venir al Gigante y llevarse los tres puntos.

La alegría que se vive en las tres cuartas partes de la ciudad de Rosario no se puede disimular. Todo se viste de fiesta y los colores de la primera hinchada de país se esparcen por todos lados. El conformismo con este plantel y este cuerpo técnico es enorme. El apoyo, aún más grande. Pizzi no quiere ilusionarse, está contento pero no se quiere adelantar a los hechos. Se pone serio e intenta mantenerse al margen de la euforia cuando alguna pregunta sobre el más que buen presente de sus dirigidos y la más que clara chance de ascenso directo ronda cerca suyo. Se serena y ocupa su rol de entrenador que tan bien desenvuelve pero ante los cánticos de la hinchada que entonan desde lo más profundo de su alma auriazul el ya común: “que de la mano, de Juan Antonio, todos la vuelta vamos a dar”, se lo ve sonreír, saluda y devuelve a su gente ese guiño de confianza que más que merecido, lo tiene ganado.

Por Paula Cabrera | Columnista de DeCentral.com.ar

Dejanos tu opinión...

Videos, Slideshows and Podcasts by Cincopa Wordpress Plugin